El Baseball en el cine (III)

Veníamos trabajando sobre la combinación del deporte y el cine. Muchas hazañas deportivas merecen ser llevadas a la pantalla y el Baseball no se queda atrás en este tema: ya vimos que la película “A League of their Own” (Una Liga muy especial) servía de referencia para este tipo de cine: nombres cambiados, eventos posibles, lugares usados. No siempre son fieles a la historia real, pero cubren esa necesidad de conocer o al menos simular cómo fueron los hechos y cómo era la gente que participó en ellos.

Para empezar, hay varias películas históricas de Baseball que son recomendables, veamos algunas:

Eight Men Out (Ocho Hombres, 1988)

Creo que antes he hecho comentarios sobre la gran afición norteamericana por un “trial”, juicio, tribunal o cualquier otro asunto a dirimir por uno o varios jueces, con jurado o sin él. En esta cinta se mezclan dos aficiones: el Juicio y el Baseball. A consecuencia de la manipulación por apostadores de la Serie Mundial de 1919, se acusa a ocho jugadores de los Medias Blancas de Chicago de “vender” esa serie, al parecer motivados porque el dueño del equipo no cumple lo pactado si el equipo ganaba su Liga. El doloroso hecho aun produce lágrimas y lamentos dadas las consecuencias que generó tales como suspensiones de por vida y la creación de la oficina del comisionado. Sin premios ni nominaciones, deja al espectador con algunas intrigas que aún permanecen a raíz de este desagradable evento.

42 (2013)

No hay mucho que decir. Es la biografía de Jackie Robinson, enfocada en los eventos para romper el bloqueo racial a los jugadores negros en la Grandes Ligas. Muy beisbolera, aunque no incluye toda la biografía, pues Robinson siguió activo en su lucha racial, relativamente cercana a Martin Luther King luego del retiro y eso no está en el film. Tampoco fue realmente el primer jugador negro: hubo algunos pocos en el siglo XIX y fue su presencia lo que disparó la prohibición de su participación, el Baseball MLB era dominado por dueños de equipos de raza blanca y las autoridades toleraban, por no decir aupaban, que fueran “apartados” los negros a otra liga, y pasaron como 80 años de Baseball Blanco en la MLB. La película es muy cruda y fuerte, sirve de denuncia de algo que no debe pasar más nunca: no solo fueron segregados los jugadores, también el público. Recuerdo en los años 70 (30 años después) a Cesar Tovar (jugador estrella de los Twins) comentando que él en Caracas podía entrar a cualquier hotel de lujo (como el Tamanaco) y en USA había muchos hoteles, restaurantes y otros locales donde no le dejaban pasar.

61* (2001)

El asterisco más injusto del Baseball, o la hazaña de un jugador, Roger Maris, de romper uno de los récords más famosos de Babe Ruth, con casi todo el mundo en contra. Película muy dramática donde este jugador, el cual es muy bueno, desarrolla su temporada tal y como debe ser: juega y batea lo mejor que puede y esto lo conduce a llevar un ritmo de jonrones que amenaza el récord de 60 jonrones de Babe Ruth para una temporada. Su rival es Mickey Mantle, el ídolo de los Yankees, el cual lo apoya y acompaña en la competencia. Todos los demás, hasta el dueño de su propio equipo, junto con la prensa y el público, pretenden sabotear el logro de Maris. No voy a explicar el (*) para que se animen a verla.

Tráiler en inglés.

Money Ball (Rompiendo la Reglas o El Juego del Dinero, 2011)

Realmente no es mi película favorita sobre Baseball. Las estadísticas son otra afición norteamericana típica y en esta historia un experto en estadística, que las aplica al Baseball, es contratado por el gerente general de los Atléticos de Oakland, para mantener al equipo competitivo a bajo costo, basado en un parámetro: el OPS (On base plus slugging, índice de embasado más índice de bases alcanzadas por batazo). Así, descartaban jugadores muy costosos y de fama, y seleccionaban jugadores “económicos” y “eficientes”. Luego de un arranque pobre, el equipo asombra al final de la temporada ganando 20 juegos seguidos para clasificar a la postemporada. Lo que no me agrada es reducir el juego a la interpretación de numeritos, pero evidencia el tira y encoje de los equipos menos adinerados por llegar a la cima. Ameritó una nominación al Oscar y una gran aceptación del público.

The Rookie (El Novato, 2002)

Esta sí es una de mis favoritas porque demuestra lo duro que es el Baseball en cuanto al avance por categorías y lo difícil que es un “come back” cuando te has retirado. Las escenas de baseball (colegial) son realmente “suavizadas”, típico de una producción Disney, las dramáticas son muy dramáticas, también típico de esta productora. Jimmy Morris (el personaje de la historia) participó en contados juegos en la MLB con Tampa durante dos años. No es una gloria del Baseball, pero sí una historia para ejemplo e inspiración.

En inglés, no conseguí en español.

Hay otras películas, sobre todo de vieja factura y recomendables como: “El Orgullo de los Yankees” de 1942, sobre la vida de Lou Gehrig o “Stratton History” de 1949, sobre el intento de Monty Stratton de regresar al juego luego de perder una pierna en un accidente de cacería.

Pero hay una gran cantidad de películas no biográficas, no históricas y no documentales, en las que la ficción nos hace pasar un rato excelente y a lo mejor hasta nos recuerda experiencias vividas en nuestro paso por el deporte. Esta es nuestra lista recomendada:

Fever Pitch (Amor en Juego, 2005)

Si bien no es una película histórica, emplea los hechos históricos para desarrollar una comedia romántica, de un fan ¿exagerado? y una chica profesional y “normal”, alrededor del esquivo éxito de los Red Sox de Boston. Durante el rodaje, después de 85 años, este equipo por fin gana la Serie Mundial, algo que obligó a los productores de la película a modificar su final planificado. La historia es una adaptación de una historia personal de un fan “exagerado” del Football, el cual escribió el libro “Fiebre en las Gradas” en 1993, que fue llevada al cine en 1997 con el título “Fuera de Juego”.

En inglés.

The Sandlot (Nuestra Pandilla, 1993)

Cuando se destaca el deporte organizado y de liga, se olvida que existe siempre un deporte desorganizado, el del “backyard” o patio trasero, donde los chicos, en sus días libres o de vacaciones, desarrollan excelentes partidas y grandes rivalidades que generan millones de anécdotas (todos tenemos las nuestras). En esta película esto se recrea muy bien, sobre todo los conflictos entre adultos maduros contra niños en proceso de crecimiento. La recomiendo ampliamente, véala y reviva algunas de sus experiencias.

También en inglés

Mr. Baseball (1992)

Un jugador al estilo “prima donna” de los Yankees de New York se ve envuelto en un cambio con un equipo de la LNB (Liga Japonesa de Baseball) y se niega inicialmente a tragarse su orgullo (de jugador famoso norteamericano que cree sabérselas todas en cuanto a este deporte), y como resultado recibe un shock cultural y deportivo. Solo como ejemplo: “los japoneses no escupen el terreno donde juegan”, y los occidentales compiten con el sistema de riego de los estadios. Ese es solo uno de los muchos inconvenientes que debe superar para ganarse la confianza de su equipo y del público y demostrar que sí puede jugar bien. El jugador recapacita a tiempo y no solo se corrige a sí mismo, sino que levanta al equipo y al final regresa a la MLB con los Dodgers.

Field of dreams (Campo de los Sueños, 1989)

Ficción total sobre un norteamericano promedio, que luego de una vida promedio, de Baseball de pequeñas Ligas, conflictos con su padre por el juego, vida universitaria de los 60 (melena, alcohol y otras cosas que no recomiendo), casado y con una hija, posee una granja (hipotecada) y se “embarca” en una aventura de “voces” del más allá beisbolero, con fantasmas que le hacen cometer algunos disparates económicos y temporales. La historia se desarrolla entre la literatura norteamericana y el Baseball, aparecen fantasmas a jugar Baseball en lugar de asustar gente. Muy filosófica y literaria, es altamente recomendable. Fue nominada a tres premios Oscar. El sitio de filmación fue convertido en un sitio turístico para Baseball y el 12 de agosto de 2021 jugarán allí los Yankees contra los White Sox. Esta es la página web del parque: https://www.fieldofdreamsmoviesite.com/

Para variar, en inglés

Otras que pudiera recomendar: “Mr. 3000” (“A tres hits de la Fama”, 2004) las escenas de Baseball son bastante pobres, pero tiene buena historia; “Rookie of the Year” (El Novato del Año, 1993), fantasía imposible de un niño jugando en la MLB; “The Bad News Bears” (Los Osos Revoltosos, 1973), divertida historia de un equipo desastre que se inspira, reconstruye y logra ganar, excelentes actuaciones.

Documentales hay muchos, pero uno es altamente recomendable es “Venezuela al Bate”. Es una excelente recopilación de Bolívar Films, sobre el Baseball en Venezuela desde 1895 hasta 1945:

El Deporte en El Cine (II)

El cine también existe para distracción o para reflexión. No todo tiene que ser documental o biográfico, ni siquiera tiene que ser una novela histórica. Existen creaciones cinematográficas deportivas fantásticas que quizás reflejan anécdotas que le ocurrieron a alguien o tratan de denunciar hechos, eventos o prácticas que no son del todo loables.

Estas producciones son menos apreciadas por los puristas del deporte. Las escenas son suavizadas (mediante la cámara lenta o vistas desde el ángulo imposible) o más dramatizadas que en las documentales o biográficas y resultan irreales.

Así que estas producciones no se pueden tomar para aprender algo “útil” para un deporte; son cosas que no pasaron, ni pasarán. La utilidad de estas películas es que sirven para “motivar” a los atletas a seguir adelante, aunque no todas, pues las de finales tristes pudieran tener el efecto contrario.

Ahora veremos unos cuantos ejemplos, tomados de las listas de las mejores películas deportivas, bien catalogados por el público o por la crítica, que no siempre están de acuerdo:

  • El Campeón (The Champ), 1979

Esta película no es esencialmente una película de deporte, tiene sus elementos de boxeo e hipismo como parte de la vida del protagonista: un padre con muchos problemas para criar a su hijo, abandonado por su madre. Este protagonista busca reivindicarse al regresar al boxeo diez años después de su retiro. La película fue premiada con un Oscar a la actuación novel del artista que hacía del hijo del boxeador. Aparte, tiene en la escena final una designación como la escena más… de la historia del cine (no les voy a contar el final).

Tráiler de la película
  • Un Hombre Tranquilo (The Quiet Man), 1952

No sé por qué esta película aparece en el catálogo de películas deportivas. El hombre es un ex-boxeador que mató a su último contrincante en el ring, por eso se retiró y decidió no volver a pelear jamás. El retiro lo lleva a su tierra natal, Irlanda, dónde las costumbres y el amor lo llevan a pelear de nuevo. La película ganó dos premios Oscar y fue nominada en otras cinco categorías. También fue reconocida por el congreso de los Estados Unidos por su valor por ser «cultural, histórica y estéticamente significativa», lo cual resulta un poco extraño ya que fue rodada en Irlanda.

Creo que es un película para disfrutar del paisaje, las costumbres y una buena y larga pelea. Desentona el maltrato a la esposa/novia, por ello me extraña la opinión del congreso.
  • Rocky, 1976

Es muy difícil que alguien no haya visto “Rocky” o alguna de sus secuelas: fue un suceso. Ganó tres Oscar de diez nominaciones y totalizó 14 premios de importancia en total. Es la historia de un boxeador “paquete”, término que aplican a los boxeadores que son contratados para que el campeón gane varias peleas antes de exponerse a rivales de categoría que podrían vencerle, y así hacer dinero fácilmente. Es una denuncia de una práctica comercial del deporte profesional. El escritor y actor (Syvester Stallone) fue exaltado al salón de la fama del Boxeo por la divulgación de este deporte mediante esta película y sus 8 secuelas.

La música se usa para trabajar entrenamiento deportivo.
  • The Mighty Ducks, 1992

El cine norteamericano ha recurrido varias veces a esta temática, el deportista que por alguna razón deja de hacer deporte, desarrolla su vida, tiene problemas con la justicia y es condenado a prestar servicio comunitario entrenando a un equipo deportivo de chicos. El equipo es malo y él lo saca adelante, el juego final es contra un rival de su pasado (su antiguo entrenador). En este caso, el deporte es el Hockey y el equipo son los Ducks. De ser los peores de su categoría, mejoran como equipo y llegan a disputar la final. “The Mighty Ducks” es una franquicia exitosa de Disney, al punto que un equipo profesional de Hockey usa el nombre.

De antemano, los métodos de entrenamiento de esta película no son, por mucho, apropiados.
  • Karate Kid, 1984

Esta película también ha sido un suceso de divulgación deportiva. Si las artes marciales orientales han sido un suceso en el mundo occidental se debe en parte al cine. Entre estos fenómenos cinematográficos destacan Bruce Lee y sus actuaciones, la serie Kung Fu y esta: Karate Kid. El muchacho que aprende no solo una práctica deportiva, sino una filosofía, de un maestro que sobrepasa todas las expectativas que debería cumplir un entrenador. Karate Kid sigue en desarrollo actualmente a través de una serie (Cobra Kai) con muchos de los actores que participaron en la película de 1984, con algunas variaciones temáticas.

Tráiler en inglés. No es tampoco tan difícil de entender
  • Gran Prix (Gran Premio), 1966

En el post anterior incluimos un film, “Rush”, sobre la Fórmula 1 y la competencia entre dos campeones (película biográfica). Gran Prix no es basada en hechos reales, aunque participaron pilotos reales (durante las escenas en pista conducen Jim Clark y Graham Hill, por solo mencionar dos), pero las escenas técnicas, románticas y deportivas son fantasía, aunque demuestran la inseguridad y poca organización en pro de los pilotos para la época. Las escenas son formidables en un tiempo en que no había cine digital, es decir, las escenas no tienen manipulación gráfica. Para los amantes de este tipo de competencia, se ve prácticamente por primera vez la cámara a bordo (on board) y las tomas máximas de vértigo corresponden a la pista peraltada de Monza, la cual dejó de usarse hace años y constituye un documento invaluable. Ganó tres premios Oscar: mejor montaje, mejor sonido y mejores efectos sonoros (en este link pueden ver solo la carrera de Monza para que disfruten lo comentado: https://youtu.be/7HA71tYl640).

  • Million Dollar Baby (Golpes del Destino), 2005

Cerramos esta lista con otra película dramática de Boxeo. Se explota de nuevo el surgimiento de la nada del deportista, el entrenador de campeones, primero reacio, y que luego reflexiona y accede a entrenar a “una chica”, el triunfo del atleta al final y la conclusión son muy similares a la primera película de esta lista. Cuatro premios Oscar y dos Globos de Oro dicen mucho de la factura de este film.

¿Ninguna de Baseball? Nuestro próximo post será solo de Baseball, no se desespere, ya vienen.

Agradecimiento especial a Natalia Navas por la corrección y estilo en la redacción.


El Deporte en El Cine (I)

Clásicamente, se enumera a las artes por una especie de orden de aparición y le corresponde el séptimo lugar al cine. Este arte es relativamente “nuevo”, ya que se desarrolla desde finales del siglo XIX y se considera que es una mezcla de sus hermanos anteriores: fotografía, al usar imágenes en movimiento, literatura, al necesitar de un libreto (es decir, una historia o cuento que contar), el teatro, al requerir de actores, y la música, al requerir de un acompañamiento cónsono a la acción. En fin, en el cine hay un poquito de todas las artes, si se sabe buscar bien. El cine tiene un poco más de 125 años de inventado y de ser básicamente un arte, se convirtió en una industria muy grande y lucrativa, y al igual que las otras artes, ha surgido una discusión entre lo comercial y lo artístico alrededor del cine.

Otra discusión que conlleva la existencia del cine es el desplazamiento de la literatura y el teatro en cuanto a su utilidad para contar historias. Millones de personas ya no leen, esperan que produzcan la película. Así el cine se convierte, no siempre de manera imparcial, en un gigantesco archivo de la historia de la humanidad, moviéndose entre la fantasía y la realidad, aderezada con efectos especiales. Esto significa que, si queremos que alguien sepa de la vida y obra de un deportista, por ejemplo, podemos buscar su biografía escrita u optar por ver la película, si es que se produjo un filme al respecto.

A algunos grandes gurús del deporte no les gusta el cine. Cuando se les pregunta por este tema responden que el deporte no es ficción y que en la vida real fue más duro y difícil: la verdad es que rara vez se logra en la pantalla que las acciones se asemejen a la realidad. Siempre hay una “suavización”, equivalente a la cámara lenta, enfoque desde otro ángulo, asombro del público, etc., qué nunca es lo que el deportista, vivió y sintió en su accionar. Obviamente, una película no sirve para aprender a jugar determinado deporte, aprender sus reglas o sus tácticas, aunque a lo mejor mostrará algunos detalles útiles al recrear acciones de competencia.

El deporte genera muchas historias, algunas son tan interesantes que vale la pena desarrollarlas para el cine. Las hay biográficas, también están las épicas que cuentan un juego o torneo, las documentales que retoman las imágenes filmadas de las competencias y las narran según la visión de un “libretista”, las ficcionales, las que toman un personaje que no existió y juegan un juego que nunca se jugó y las aderezan con pasión y romance. También están las negativas: deportistas tramposos, ilegales, drogadictos. De esa categoría solo haremos dos comentarios en una futura publicación, las cosas ya están bastante duras y desagradables para estar viendo cosas deprimentes.

Se puede mezclar todo esto y lograr una biografía romántica con escenas documentales. Si a usted le gusta el cine y le gusta el deporte, relájese y disfrútelo, no haga caso de los puristas del deporte que no quieren que se suavice el duro camino de los atletas, y cuando usted evidencie que una escena de la película no es posible, ríase y disfrute sabiendo que eso no fue realmente así.

Vamos a revisar y recomendar algunas películas sobre el deporte, a lo mejor ustedes tienen sus favoritas, si coincidimos estará bien. Vamos a comentar y presentar los tráileres de 6 películas de deportes en general que a mí me gustaron y que han sido bien consideradas por la crítica del arte, no así siempre por los deportistas:

  • “A league of their Own” (Una Liga muy especial), 1992

Es una película que toma la historia de una liga de Baseball femenino que existió en los Estados Unidos, se basa en eventos que pudieron haber pasado, pero cambian los nombres de personajes y equipos: el rastreo de ellos no es fácil, pero no se necesita para disfrutarla. En entradas anteriores he comentado que la película deja una sensación de que el Baseball femenino ya no existe, esto no es cierto, existe y tiene un excelente ímpetu.

La película, aunque fue un éxito comercial, no registró nominaciones o premiaciones de los críticos del cine. En 2012, “A League of Their Own” fue seleccionada para su preservación en el Registro Nacional de Cine de los Estados Unidos por la Biblioteca del Congreso como “cultural, histórica o estéticamente significativa”.[1]

Un pequeño documental sobre la película, está en inglés.
  • “Rush, Alles fur den Sieg” (Rush, Pasión y Gloria), 2013

Esta película está basada en hechos reales, mantiene muchos nombres y revive con la óptica del cine deportivo los eventos previos, jocosos y dramáticos para llegar al campeonato mundial de Formula 1 de 1976, disputado principalmente entre James Hunt y Niki Lauda. Muy buenas tomas y secuencias, y evidencia el despegue del gran negocio que es este deporte de motor.

Fue candidata a varios premios, consiguiendo solo el premio BAFTA a la mejor edición de 2014, lo que evidencia las buenas tomas de acción “deportiva” realizadas en la película.

Tráiler de la película
  • “Jesse Owens, El Héroe de Berlín”, 2016

Si algunas películas denuncian la segregación racial en la sociedad norteamericana y en el deporte, esta es una de las mejores. El héroe norteamericano no solo viene de la pobreza laboral norteamericana, sino que se enfrenta al poderío nazi alemán en los juegos olímpicos y lo vence, antes de que la guerra tome su forma. La sociedad norteamericana continuó segregándolo a pesar de ganar para su país cuatro medallas de oro.

Otro tráiler que resume esta producción.
  • “Carros de Fuego”, 1981

Sin grandes argumentos deportivos, en sentido de eventos heroicos, la película retrata el proceso de preparación y crecimiento de dos atletas de diferente origen social, uno cristiano y el otro judío, los cuales alcanzan a participar en los juegos olímpicos de París de 1924. La película, muy bien lograda, muestra los avances en entrenamiento y técnicas deportivas para la época, logrando mantener la atención del público hasta su desenlace. La película alcanza catorce premios de primera categoría, entre ellos cuatro Oscars, el cual incluye la mejor banda sonora en una película, que fue compuesta por Vangelis.

Promoción en inglés, se le puede colocar subtítulos, en inglés.
  • “Invictus” 2009

Película que refleja la historia de dos éxitos: el deportivo, del equipo de Rugby de Suráfrica, y el político-social de Nelson Mandela. La selección de Suráfrica, durante décadas, es constituida por blancos y hasta rechazada por el pueblo surafricano negro, el cual asiste a los juegos a apoyar al equipo contrario. Mandela, ya como presidente, visualiza que el triunfo de la selección en el mundial de 1995 podría ayudar a cierta unidad entre ambas sociedades (negra y blanca), aún divididas por el ya derrotado apartheid, pero lo trabaja socialmente vendiendo “el producto”. Se logra el triunfo y la celebración de este refleja por primera vez una unidad nacional. Con 7 nominaciones a premios, no logró obtener ninguno.

Doblado a español de España, disculpen.
  • “The Blind Side” (Un sueño possible) 2009

Para los que no siguen el Football americano y lo encuentran complicado, esta película sirve para introducirlos no solo en su experiencia deportiva, sino en el esquema escolar, universitario, y profesional, mediante el crecimiento personal de un muchacho dotado de capacidades especiales para trabajar como “tackle ofensivo”, una posición cuyo trabajo es proteger a los quarterbacks en uno de sus puntos más vulnerables. Michael Oher (nombre real) progresa en la película desde una condición de “niño de la calle” a estudiante universitario becado para jugar al Football americano. De allí pasó a la NFL, donde su éxito fue notable (aunque no muy duradero, debido a las lesiones). De siete premios de la crítica que alcanza la película, 5 fueron para Sandra Bullock como mejor actriz, inclusive un Oscar. Los otros dos premios fueron como mejor película en premiaciones juveniles e inspiracionales.

Un buen tráiler.

La semana que viene trataremos sobre las mejores películas de ficción deportiva.

Agradecimiento especial a Natalia Navas por la corrección y estilo en la redacción.


[1] https://en.wikipedia.org/wiki/A_League_of_Their_Own

¿Eres un Fanático o un Aficionado?

En memoria de Renée Prince (1957-2021)

Durante la transmisión de un juego, creo que por TV, el locutor que narraba el evento, al referirse a la forma en que se comportaba el público que protestaba por una decisión arbitral, dijo algo así como: “… Los fanáticos conscientes no lanzan objetos al terreno.” Al día siguiente este era el tema de la conversación “jocosa” en la universidad, dado que veníamos acostumbrados a que los fanáticos eran seres “irracionales”, a quienes no le podíamos pedir que fueran conscientes del daño que hacían con sus actos. El fanatismo se consideraba un comportamiento político y no deportivo.

Si el Football es el deporte más popular del mundo, Manolo “el del bombo” bien pudo ser el aficionado más conocido del planeta.

El concepto de fanático lo teníamos “cuadrado” por dos hechos históricos: primero, John Wilkes Booth, un “fanático” del bando sureño en la guerra de Secesión norteamericana, famoso por asesinar al presidente de los Estados Unidos en 1865[1], y segundo, el archiduque de Austria, también asesinado en 1914 en Sarajevo por un “fanático” bosnio, Gavrilo Princip, uno de los antecedentes de la Primera Guerra Mundial.[2] Son nada más y nada menos que dos magnicidios llevados a cabo por personas adeptas a causas políticas y sin capacidad de reflexión ni con señales de arrepentimiento luego de sus actos. Booth murió pocos días después de asesinar a Lincoln, en un enfrentamiento en que se pretendía su captura. Princip fue detenido y juzgado, y por haber sido menor de edad cuando cometió el atentado, no fue condenado a muerte pero falleció en prisión[3].

“Chivita” Lezama pasó del Cervecería en el estadio San Agustín a los Leones en el Estadio Universitario. Hoy, con 103 años de edad, espera el comienzo del próximo torneo.

La primera alusión deportiva al término fanático la encontré revisando la bibliografía del Baseball: “A finales de la década de 1880, Chris Von der Ahe, de origen alemán y propietario de los St. Louis Browns de la American Asociación, admiraba abiertamente a un espectador que nunca se perdía un partido. Ese tipo “Es un fan-á-tico habitual”, dijo, enfatizando la primera sílaba. El periodista deportivo Sam Crane lo escuchó como una abreviatura de “fanático” a “fan”.[4]” Y no es que no la hubiéramos escuchado antes en ese sano contexto, comparado con el político, sino que era más visto hacia los artistas y sus clubes de seguidores o clubes de “fans”, pero no de fanáticos. Es decir, era común escuchar: el club de fans de tal o cual artista, pero en el deporte, en español se hablaba de aficionados.

Siempre entendí el concepto de “fanático” como equivalente al de un enfermo mental, capaz de cometer crímenes por su “causa”, sin importarle las consecuencias.

Los clubes de fans de artistas se entendían como clubes de admiradores, asisten a las presentaciones, coleccionan sus productos (publicaciones, artículos, grabaciones, vídeos, afiches, etc.). Pero también se “fanatizan” obsesivamente, dos ejemplos muy desagradables: 1) Yolanda Saldívar era presidenta del club de fans de Selena Quintanilla (cantante mexicana) cuando la asesinó en 1995[5] y 2) Mark David Chapman, se hizo pasar dos veces el mismo año por “fan” o seguidor de John Lenon antes de asesinarlo en 1980[6]. Nada tranquilizador ser famoso y rodearse de una multitud de fanáticos, seguidores, aficionados o fans, tanto a favor o como en contra de uno.

El futuro asesino del cantante fue capaz de pedirle un autógrafo al cantante mientras le hacía seguimiento.

Al revisar el diccionario confrontamos ambos términos:

fanático, a

(Del lat. fanaticus, exaltado, frenético.)

1adj./ s. SOCIOLOGÍA Que defiende con fanatismo,  pasión o tenacidad excesiva una creencia, idea o una opinión 

los fanáticos religiosos me asustan. exaltado

2. Que siente gran entusiasmo o afición por una cosa 

siempre ha sido un fanático de las motos. aficionadoentusiasta

Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse 
Editorial, S.L.

aficionado, a

1adj. Que tiene inclinación por algo 

es muy aficionado a la música clásica. seguidor

2adj./ s. Que realiza una actividad por gusto 

participó en el concurso como pintor aficionado. amateur – profesional

Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse 
Editorial, S.L.

El manejo de la terminología pudiera hacernos pensar que hay intereses para que las personas “fanáticas” sean grandes consumidores de los productos que venda el causante de su motivación, y por ello usan y fomentan ese término para referirse a ellas. Es decir: “El negocio es tener fans o fanáticos”. Tener aficionados a lo mejor no vende tanto.

Entonces, lo que se ha visto con el tiempo es una “suavización” del término “fanático”, más endulzado con el anglicismo “fan” y un desuso y desprestigio del término “aficionado”. Solo de mencionarlos se percibe la acción o actividad del “fan”, el cual buscará manifestar su presencia junto a su(s) ídolo(s), siguiéndolo(s), imitandolo(s), vistiéndose como ellos, usando las marcas que promocionan y, para colmo, no admiten un reparo o crítica por ligera que fuere sobre el objeto de su admiración. Por el contrario, el “aficionado” se siente como entre bostezos: “Sí, a mí sí me gusta”. No son capaces de hacer cola por asistir al juego o presentación y tampoco pagará cualquier precio que le pidan por una entrada al evento.

Vestirse como “Jordan” (jugador estrella de los Bulls de Chicago), aunque parezca un esperpento, era lo máximo para muchos adolescentes.

Y dado que el deporte profesional y el arte se han potenciado en estos tiempos, los empresarios deportivos, y también los artísticos, prefieren recomponer las tribunas de seguidores, llenándolas de personas “activas”, que contagien a otros su entusiasmo y que al final puedan sacar la billetera y adquirir todos aquellos productos que representen un porcentaje de ganancia para la marca.

¿Es esto bueno para el espectáculo o lo degrada? Siendo el deporte (y el arte) actividades globalizadas, existe un “motor” inflacionario en esta espiral del fanatismo o afición. Si un ídolo popular es capaz de llenar los estadios (o escenarios), debe ser “justamente” remunerado obteniendo una parte de las ganancias que genera, y de allí surge este cuestionamiento hasta hace poco resaltado, aunque no lo he visto tanto recientemente, de que los médicos y enfermeras ganan poco y son la línea de batalla contra la pandemia de COVID-19, y los deportistas que realmente poco hacen por la sociedad, aparte de apoyar obras sociales (algunos pocos), reciben sumas de dinero que difícilmente podrán gastar en lo que les queda de vida. Pero el problema no es el deportista (o artista) que gana mucho, sino el empresario que sólo “gerencia” el recurso “ídolo” y lo pone a rendir hasta reventar las arcas de la empresa promotora. Así que, cuando el deportista gana 100, ¿Cuánto gana el empresario? Claro, mejor es ser empresario del Real Madrid que del Huelva, o de los Yankees que de los Blue Jays. Es probable que los de Huelva y Toronto sean los que vemos y pensemos que ese trabajo es duro y no es compensado tanto esfuerzo.

Vale la pena preguntarse, ¿parará esta espiral inflacionaria de salarios artísticos y deportivos, y se remunerará en proporción a su importancia el trabajo social? Ni siquiera hoy se ven indicios de un cambio.

¿Cuáles son los niveles de afición o fanatismo que vemos en nuestra sociedad?

En mi experiencia personal, me sorprendí cuando encontré compañeros de equipo del Softball que no seguían ningún equipo del Baseball profesional, no conocían ningún jugador famoso, nunca fueron al estadio a ver un juego y no seguían los campeonatos por televisión. Solo se dedicaban a jugar su deporte favorito y lo hacían bien. Eran más de uno y eran “no Aficionados”. Estos eran deportistas químicamente puros. Estas personas no satisfacen a los empresarios.

Algunos solo quieren jugar. ¿Qué les importa si Aaron Judge batea mejor que Mike Trout?

Siempre vi a mi padre como un aficionado, vivió en Catia por muchos años y naturalmente su corazoncito era del Magallanes. Pero era capaz de criticar a su propio equipo y reconocer cuando sus miembros no hacían las cosas bien. Era aficionado al deporte y fue conmigo al estadio a ver juegos de los “Leones”, muchos más que de los “Navegantes”. Apenas tomábamos un refresco o una cerveza durante el juego, nunca llevamos una franela o camisa de los equipos, pues era otra época y esto no se acostumbraba, y preferíamos ir a juegos “tranquilos” y no a un play off o final a casa llena y de ánimos exaltados. Las finales las veíamos por TV. Al empresario no le gusta que gente así ocupe los puestos en el estadio.

Aprendí con mi papá que se va al estadio a ver Baseball. Si mi equipo favorito gana o pierde da igual, lo importante es disfrutar el juego.

El fanático. Ya varias veces he mencionado que en Venezuela se sigue el Baseball de Octubre a enero (cuatro meses). Coincide con los bonos salariales y otros regalos o premios de fin de año y los empresarios son felices así (solo trabajan duro y viajan durante 4 meses). El fanático compra las camisas y gorras del año, se viste para ir al juego, es capaz de comprar la entrada en la reventa (varias veces por encima de su precio), se bebe no menos de cuatro cervezas por juego, come los productos alimenticios (a veces no muy higiénicos) que venden en el estadio y compra cualquier souvenir de moda de su equipo: bolígrafos, tarros de cerveza, toallas, etc. Colecciona álbumes del equipo, afiches, revistas, autógrafos y fotos. Durante el juego grita, hace bulla y vocifera. Pita a los árbitros y políticos que asisten a las tribunas y piropea y silba a las chicas que caminan por los pasillos del estadio: a los empresarios les fascina que esta gente vaya al estadio. Cuando no puede ir al juego hace lo mismo en su casa o en la casa de un amigo, envía tweets a las transmisiones de radio y televisión, y los locutores les enaltecen saludándolos. ¿La economía soportaría más de 4 meses de Baseball? La economía familiar, no lo creo. Como se dice en Marketing (mercadeo): este es el “target” (blanco u objetivo) de los empresarios.

Hasta desde la casa, la inversión en franelas, cervezas, canales privados son ganancias para los empresarios… y a lo mejor el juego es una paliza 14-0.

Y por último, el hooligan o (Barra Brava suramericano). Vale la pena buscar la definición:

m. Hincha británico de comportamiento violento y agresivo. U. t. c. adj.

Diccionario de la R.A.E.

Obviamente, hincha es un sinónimo para aficionado o fan. Mundialmente aplica para todo fan exaltado de cualquier deporte, no solo para los ingleses, y cumple todos los requisitos de “el fanático” en cuanto a vestimenta, productos adquiridos, dormir en el estadio para hacer la cola y otras excentricidades, pero se reconoce por dos elementos adicionales: a) se mueven en grupos, un fanático puede ir solo al evento, a lo sumo con familia o amigos, los hooligans van en manadas (barras, casi pandillas), y b) no aceptan contradicciones de ninguna clase, antes, durante o después de los eventos. Son capaces de agredir a los seguidores contrarios, sean estos tranquilos o exaltados, a los atletas que están en juego o la banca, a los árbitros cuando sentencian en contra del equipo que siguen, a los empleados del local si tratan de mantener la calma, a las autoridades si actúan para restablecer el orden. Al terminar el evento, la cosa no termina allí, salen en manadas, hayan ganado o perdido, a destruir todo lo que encuentren a su paso: plazas, parques, locales, autos, motos. Individualmente no son sino uno más, débil e indefenso, y al ser detenidos por la policía imploran por sus derechos humanos. En grupo son cruzados vikingos invencibles, que más de una vez hacen retroceder a la policía. Al fin y al cabo, esto es lo que siempre concebimos como “fanático irracional”.

Un evento deportivo, a causa de las “barras bravas”, suele terminar en pérdidas económicas o de salud para personas que nada tienen que ver con el partido.

Estos cuatro niveles de afición o fanatismo no son más que las cuatro expresiones sociales de la forma de ser espectador de los eventos. Desde el indiferente (el cual ni le va, ni le viene que hayan existido Mickey Mantle, Ayrton Senna o que Messi permanezca en el Barcelona), hasta los delincuentes agavillados en las noches después del juego, destruyendo lo que pueda en el estadio y sus alrededores.

Un ejemplo de lo que hacen los(as) fanáticos(as) en el estadio. Véalo solo una vez, si es que puede terminarlo.

Yo me quedo con ser “aficionado”. No tengo que defender lo indefendible de mi equipo, puedo disfrutar de un evento o una jugada así sea del equipo contrario, y podría seguir viendo y aprendiendo: total, ni soy accionista del equipo que sigo, ni me contrataron para jugar con ellos. Por lo tanto, soy un mal target para los empresarios.

Agradecimiento especial a Natalia Navas por la corrección y estilo en la redacción.


[1] “Asesinato de Abraham Lincoln – Wikipedia, la enciclopedia ….” https://es.wikipedia.org/wiki/Asesinato_de_Abraham_Lincoln.

[2] “Primera Guerra Mundial – Wikipedia, la enciclopedia libre.” https://es.wikipedia.org/wiki/Primera_Guerra_Mundial.

[3] “Gavrilo Princip – Wikipedia, la enciclopedia libre.” https://es.wikipedia.org/wiki/Gavrilo_Princip.

[4] “The Golden Age of Baseball”. P. Adomites; R. Cassidy; B. Herman; D. Schlossberg; S. Wisnia. Publications International Ltd. 2003.

[5] “Yolanda Saldívar – Wikipedia, la enciclopedia libre.” https://es.wikipedia.org/wiki/Yolanda_Sald%C3%ADvar.

[6] “Asesinato de John Lennon – Wikipedia, la enciclopedia libre.” https://es.wikipedia.org/wiki/Asesinato_de_John_Lennon.

Organizar un Torneo

Cuando vemos el afiche del torneo. Ya se tiene meses trabajando en la organización.

Para un atleta o un jugador promedio son prácticamente invisibles las vicisitudes y maromas que han de realizar los organizadores de un torneo antes, durante y después de cada evento. Este participante probablemente se retira a descansar después de su exitosa (o no tan exitosa) performance, mientras que los organizadores a lo mejor ya tienen rato trabajando en el campeonato que vendrá. Es como una rueda que no termina nunca de girar.

No me voy a referir al ciclo de los Juegos Olímpicos, ni a la Champions League o al Clásico Mundial de Baseball o al Mundial de la FIFA, tampoco a las mejores ligas profesionales: NFL, NBA, LPF, MLB, etc. Que manejan a fuerza de muchos $ la solución de estos problemas. Vamos a ubicarnos en los torneos amateur o a lo sumo semi pro, que se llevan a cabo en ligas populares, empresas, barrios, universidades, colegios u otros entes propios de las comunidades.

No es necesario contar con la UEFA para organizar satisfactoriamente un torneo.

Los torneos pueden ser de dos tipos: Internos o Abiertos. Un torneo interno es aquel donde compiten los miembros que tienen algún vínculo en común: Equipos de una empresa, universidad o colegio, equipos pertenecientes a una liga, equipos de una parroquia o municipio. Un torneo Abierto es cuando aparte de los equipos propios del área que organiza el evento, se admite la participación de otros equipos que aceptan la invitación a participar. Si el financiamiento del torneo corre por parte de un patrocinante, tal como pudiera ser el instituto educativo, una liga establecida, empresa, municipio, etc. Lo lógico es que el torneo sea interno, si el financiamiento se carga totalmente o en parte a los participantes, pudiera ser abierto. Muchos torneos abiertos reciben hasta invitados internacionales.

Esta primera definición es apropiada para emitir o lanzar la convocatoria del torneo. Para ese momento se debe saber si se dispone de financiamiento por parte de un patrocinante principal, o de varios, o se pedirá a los equipos que cubran la totalidad de los gastos o sólo una parte. También se debe tener la factibilidad cierta de la(s) cancha(s). Esto se entiende como la ubicación, adecuado mantenimiento, costos, horarios de usos y garantía de disponibilidad cuando se requiera. ¿Primero el huevo o la gallina? Si no tengo aún la totalidad de los equipos ¿Cómo sé cuanto va a durar?, ¿Cuántas veces usaré la cancha? No hay que asustarse. Un torneo interno sabe más o menos cuantos equipos maneja. Un torneo abierto, mientras más equipos mejor, y se puede dividir en grupos de 4 a 6 equipos y si son muchísimos se pueden aún dividir más usando categorías. De todas formas al lanzar la convocatoria se ha de tener un estimado grueso de fechas de inicio y fin del torneo y en último caso es también posible limitar el número de equipos que pueden inscribirse.

Una convocatoria bastante completa.

¿Cómo debe ser la convocatoria? Por la vía adecuada: email, redes sociales, carteleras de la empresa, colegio, universidad, organismos públicos, o volantes y otros medios de publicidad local, algún amigo con programa de radio, pueden servir de vehículo de información. Allí se debe identificar:

  1. El ente organizador (liga, comité, departamento, etc.)
  2. Obviamente el o los deportes que estarán en competencia, también se debe incluir la definición de las categorías (máster, adultos, menor (varias), femenino, masculino, mixto, etc.)
  3. Fechas propuestas de inicio y fin, con días y horas de juego si es posible.
  4. Como comunicarse con el comité organizador para obtener más información.
  5. Y la fecha tope de solicitud de inscripción.

En este punto ya se ha de tener un estimado de los costos que tendrá el torneo y se podría decir a los equipos cuanto costará su participación, si es el caso. ¿Cómo presupuesto un torneo? va a depender de los servicios que se ofrecen por la organización, por lo general, aunque dependerá de si se tiene un patrocinante muy generoso (que por lo general nunca es así) las organizaciones no ofrecen en sus presupuestos: ni uniformes de los equipos, ni hidratación, ni refrigerios, ni transporte a los eventos. Estos son costos a cubrir por cada equipo. Las organizaciones se encargan de coordinar la contratación de:

  1. La cancha deportiva, su acondicionamiento y preparación para cada juego (mallas, cestas, marcaje, etc.)
  2. Arbitraje. Al menos un principal y un anotador, dependiendo de la calidad suele incluirse uno o más árbitros auxiliares.
  3. Pelotas o balones (Bajo el cuidado o custodia de los árbitros)
  4. Premiación, que bien pudieran ser con trofeos, en metálico (dinero en efectivo) o en especies (equipamiento deportivo o de otra índole)

No está de más financiar el torneo, aunque sea parcialmente, con rifas o pequeños Fan fests de ventas de comidas caseras, bebidas de hidratación, souvenirs (POP), etc. que se ofrezcan al público y a los jugadores durante su permanencia en la cancha.

En las afueras de la cancha, una serie de “kioscos” se prestan para ofrecer desde comidas y bebidas, souvenirs o sofisticados productos deportivos al público asistente. No está de más rifas y juegos de: “Pruebe su habilidad deportiva aquí…”, Invitados especiales y otras amenidades pueden servir de anzuelo para que gasten.

Una vez obtenida la confirmación del interés en participar de un determinado equipo, este deberá formalizar su inscripción con el llenado de una ficha. Esta ficha suele ser una planilla en la que se completan los datos del equipo: Nombre del equipo, identificación del delegado y sus datos de ubicación, nombre del entrenador o manager y los nombres de los jugadores, cada uno con su número de identificación (DNI o cédula de identidad), fecha de nacimiento y cualquier otro dato de interés para la organización (ya veremos más adelante).

Casi siempre de los 20 y tantos equipos que muestran interés, el 90% entregan la ficha completa y a tiempo. Es decir al menos dos no se manifiestan. Las inscripciones deben estar listas una semana antes de comenzar el torneo, y en esa semana se ha de realizar el “Congresillo Técnico”.

Sin mucho lujo, un congresillo técnico es una reunión de trabajo.

Quedamos en que todo torneo necesita de un “Congresillo Técnico” (o convención) la cual es una reunión de los delegados de los equipos donde se discuten las condiciones del torneo. Allí asisten el 90% del 90% de los equipos es decir 16 de los 20 iniciales. Casi siempre hay dos equipos que están inscritos pero sus delegados no pueden ir a la reunión y por tanto no firman el acta del congresillo y los otros dos equipo están en el limbo, se ofrecieron jugar y no dan señales de vida. Así no podrán participar.

Las ceremonias protocolares complican la ya difícil tarea de coordinar un torneo, por eso se recomienda usar un “comité” separado para su realización.

En el congresillo se establecen claramente y por escrito las categorías del torneo, las divisiones si las hay, las formas de definir la clasificación, si se admiten los juegos empatados, las semifinales y finales, si habrá refuerzos en las semifinales y finales. De nuestro ejemplo con 18 equipos se puede manejar muy bien con tres divisiones de 6 equipos. Clasificarían a cuartos de final (con juegos a muerte súbita) los dos primeros de cada división y los dos mejores terceros de las tres divisiones. Para definir los cruces se suele aplicar:

  • 1° cuarto de final: El mejor primero vs. el segundo mejor tercero.
  • 2° cuarto de final: El segundo mejor primero vs. el mejor tercero.
  • 3° cuarto de final: El tercer mejor primero vs. el tercer segundo
  • 4° cuarto de final: El mejor segundo vs. el segundo segundo.
Draw o Bracket de torneo de doce equipos. Ejemplo cásico de cuartos de final.

Los cuatro ganadores pasan a semifinales para jugar también a muerte súbita, el ganador del 1° cuarto de final vs el ganador de 4° cuarto de final y el del 2° cuarto de final contra el 3° cuarto de final. Los ganadores de las semifinales se enfrentan entre ellos puede ser a un juego o a una serie de tres para ganar dos.

En nuestros deportes y nuestros países suelen existir jugadores “sobre calificados”. En alguna empresa, universidad o colegio puede estar estudiando o trabajando alguien que hasta fue profesional del deporte en disputa. En las condiciones se debe establecer si esto se prohíbe o se permite. Si se permite también se puede establecer una cuota de uno o dos “sobre calificados” por equipo. En las ligas deportivas este problema no debería presentarse, por lo general el sobre calificado no está permitido, o la liga está definida para que se reconozca a cada uno como apropiado a la categoría.

En los torneos de Softball que jugaba mi papá participaba Pantaleón Espinoza, ex short stop del Magallanes por 11 años.

El congresillo puede tener claramente definido el calendario del torneo. Los equipos estarán definidos por letras y estas letras se sortean al final del congresillo. Allí queda claro quienes juegan el primer día y donde jugarán. ¿Cómo debe ser un calendario? Lo más equitativo posible. Ningún equipo debe sacar ventaja de las canchas, horarios, grupos o rivales. Obviamente esto se logra con el sorteo de las letras. Hay métodos empíricos para su confección, no se tiene una formula única y exacta que garantice la equitatividad de el calendario.

¿Habrá ceremonia inaugural? dependerá del presupuesto. Si fuere acordado esto, lo apropiado es que se encargue un comité especial y este establezca las pautas. Son muchas las actividades que se realizan en estos eventos inaugurales: Desfile (con o sin madrina, estandarte), himnos, izaje de banderas, elección de la madrina general, premiación del torneo anterior, homenajes deportivos: atletas, árbitros, directivos, etc. Se requiere por lo general: Sonido, animación, atención especial a madrinas e invitados. Al final debería haber un juego, ya sea el sorteado en congresillo o un juego del campeón anterior contra una selección de los equipos restantes. Son muchas las ideas por agregar o mejorar (La madrina pudiera resultar un gesto sexista en estos tiempos).

Madrinita del torneo, electa por los invitados al evento

Iniciado el torneo es conveniente evaluar la marcha del mismo con reuniones de delegados periódicas. Allí se ha de discutir todo lo concerniente al torneo: finanzas, disciplina, protestas y otros eventos de interés.

Algunas veces para los play offs (cuartos de final en nuestro ejemplo) se admiten “Refuerzos”. Esto es a mi parecer injusto, pues los equipos así cambian el ADN que los llevó a clasificar, y algunos de sus jugadores “débiles” serán enviados a la banca para que juegue un “caballo” que viene de otro equipo. Pero pareciera que mi opinión es contra la corriente. Para ello se realiza un “Draft” con los delegados de los equipos clasificados y un listado de los jugadores de los equipos eliminados dispuestos a jugar como refuerzos. Van escogiendo según se acuerde uno o dos refuerzos. Los refuerzos se les permite jugar con su uniforme del equipo eliminado.

Al finalizar el torneo debería haber una reunión de cierre para evaluar los resultados y reconocer los ganadores de los lideratos en las diferentes categorías, el el Baseball y Softball hay muchas, el Volleyball también tiene varias, el Football goleador, asistencias y portero entre otros y el Basketball premian anotadores, asistencias, rebotes y otros como cestas de 3, tiros libres, etc.

En el Baseball y el Softball cuando se reparten premios por categorías individuales la mesas suelen quedar pequeñas.

Dos eventos adicionales se pueden desarrollar durante un torneo: El ya mencionado Fan Fest y el juego de estrellas. Una vez logramos realizar una especie de Fan fest en la liga de Soft Ball Elecar con Derby de Home runs, Tiros del catcher a segunda Base y cronometraje de carrera de home a segunda. Fue todo un éxito en cuanto a entusiasmo y se otorgaron premios ofrecidos por la empresa (Electricidad de Caracas). El Juego de Estrellas requiere de la definición de dos bandos, que puede estar a cargo de la asamblea de delegados y de la propuesta de jugadores que pudiera hacerse por votaciones de los jugadores. Puede resultar interesante no me tocó organizar ninguno.

Agradecimiento especial a Natalia Navas por la corrección y estilo en la redacción.

El Taller de Baseball (jugando a la ofensiva)

Para ver el artículo haga click sobre el texto que acompaña cada imagen, o selecciona el link correspondiente en la leyenda más abajo.

Estadios de Baseball en Venezuela

Una guía de los Estadios de Baseball en Venezuela, de hoy y de siempre:

Estadio Universitario

CaracasDistrito CapitalActivo

Estadio Luis Aparicio “El Grande”

MaracaiboEstado ZuliaActivo

Estadio José Bernardo Pérez

ValenciaEstado CaraboboActivo

Estadio José Pérez Colmenares

MaracayEstado AraguaActivo

Las Ligas de Baseball alrededor del mundo

También en acción el Spring Training en la NPB de Japón

Busque aquí su liga favorita de Baseball o averigüe dónde más se juega Baseball:

LAS NOTICIAS DEL MOMENTO:

MLB Si acostumbra seguir los Power Rankings del deporte ya existe el primero de la temporada para la MLB

En la NPB la legión de peloteros cubanos comienza con un nuevo récord por Alfredo Despaigne

Spring Training LMB (México): Puede seguir la preparación de los equipos: Información aquí.


PAISASÍ VAN LOS EQUIPOSCALENDARIO
International League (AAA-USA)
La ILComienza el 4 de Mayo de 2021
USANo hubo Temporada 2020Calendario

Liga Mexicana de Béisbol
La LMBInicia el 20 de mayo de 2021
MéxicoNo hubo temporada 2020Pendiente Calendario de juegos 2021

Major League Baseball
La MLB
USAPosicionesCalendario

Nippon Professional Baseball
La NPBHistoria del Baseball de High School en Japón (100 años)
JapónTabla de posiciones 2021Programación de juegos

La Gestión de una Liga

En memoria de Freddy Mier y Terán.

El año pasado publicamos un artículo sobre “Su Organización Deportiva“. Allí comenzamos hablando de grandes organizaciones deportivas y llevamos la conversación a la organización de un equipo. Pero, aunque lo sugerimos, no destacamos demasiado que un equipo necesita contrincantes, contrarios o adversarios. ¿Dónde conseguirlos?

Pensar en conseguir rivales suena como el luchador ambulante que va de barrio en barrio, o pueblo en pueblo, apostando contra adversarios que le aguanten más de 5 ó 10 minutos de pelea. Estos rivales son prácticamente enemigos y es probable que el aspirante siempre pierda en su intento de vencer al apostador errante y queden inhabilitados de seguir en acción al terminar el combate (muy probable que pierdan por knockout contra el osado apostador).

El objetivo no solo es jugar “caimaneras”. Es mediante organización desarrollar y escalar los equipos y a sus miembros dentro de sus posibilidades reales.

Aunque existen los equipos viajantes, un equipo no puede funcionar así, al menos los equipo de aficionados de gente que trabaja o estudia, usualmente están asociados a un barrio, colegio, universidad, empresa, etc. No están viajando en busca de rivales desconocidos y esperan jugar o participar en lugares accesibles a su presupuesto y sin alejarse mucho de su rutina diaria. Y aunque pueden buscar juegos uno por uno cada fin de semana e ir improvisando rivales, lo conveniente es asociarse a ligas del deporte que se practica, las cuales no son más que iniciativas de integrar estos equipos en eventos de cierta regularidad y organización.

Las ligas por su origen, sus ámbitos o su iniciativa podemos clasificarlas en:

  • Públicas (Gubernamentales, nacionales, estadales o locales), o privadas (Organizadas por empresas, instituciones o por iniciativas de personas particulares).
  • Pudiera ser liga de una sola instalación deportiva o que aprovecha varias, en el caso de aprovechar varias estas pudieran ser cercanas o distantes.
  • Las iniciativas se refiere a la necesidad o inquietud de conducir a las organizaciones a aprovechar los recursos disponibles y de hacerlo de manera regular, bien pudiera ser aprovechar el aporte de una empresa para jóvenes de escasos recursos, o recibir equipos y disputar torneos en temporada de vacaciones.
Es famosa la liga de Rugby de la empresa de Ron Santa Teresa (Proyecto Alcatraz), sus participantes son ex-miembros de bandas delictivas de la zona de la hacienda Santa Teresa en Aragua.(1)

Así podemos, por ejemplo, tener una liga que se origine por una iniciativa privada (grupo de docentes), de los colegios de una ciudad, aprovechando las instalaciones deportivas de esos colegios y realizarlo cada año escolar en una fecha más o menos fija.

Ese ejemplo podemos exprimirlo un poco y describir que: Se necesita una organización, una sede, una administración y de cierta continuidad. Una liga no se debe concebir o llamar así para un sólo torneo o campeonato.

Un grupo de Colegios de Caracas ha mantenido por años una liga deportiva escolar. La organización se la rotan cada año.

Comencemos por lo más fácil (aparentemente): La sede. Una liga de colegios puede fácilmente disponer de un rincón en el departamento de deportes de alguno de esos colegios, donde una gaveta de algún mueble sirva de “archivo”, en ese local se realicen las reuniones y cualquier inquietud de los equipos, árbitros, anotadores, jugadores, patrocinantes, proveedores o público en general pueda dirigirse y esperar ser atendido. Esto aplica para empresas (ligas empresariales con unidades de personal o recursos humanos) y para el gobierno (Oficinas en estadios, u oficinas de deporte en alcaldías o gobernaciones).

Los centros deportivos deben ser planificados con oficinas de servicios para las instituciones públicas, allí pueden aprovechar las ligas deportivas para tener sus sedes.

Una administración: Lo usual en ligas pequeñas de pocos equipos es contar con el mínimo personal ejecutivo: Presidente (cabeza que representa la organización, convoca y preside reuniones, lleva agenda, atiende reclamos, etc.), Secretario (lleva el “papeleo” de la liga, registros, fichajes, calendarios, etc.) y Tesorero (llevará la administración financiera de la organización). Toda liga debe reunir a los representantes de los equipos con cierta frecuencia. Este consejo de delegados debe debe tomar las decisiones más importantes de la liga. Las ligas de muchos equipos pueden contar con tribunales disciplinarios, los cuales deciden sobre los asuntos de esta materia (disciplina) que siempre ocurren durante los eventos (reclamos, expulsiones, divergencias, etc.)

La Organización se refiere aparte de estar claros en el deporte en que se ha de participar, están las categorías y esto conlleva a que las instalaciones deben estar adecuadas a estas exigencias, usualmente las instalaciones y los equipamientos infantiles son bien diferentes a los de los adultos. También se trata de coordinar las fechas o “Temporadas” de los torneos. También es necesario contar con los servicios de arbitraje (que incluye la anotación o mesa técnica), esto último por lo general se contrata con organizaciones especializadas en ello.

Una liga debe ser para durar, siendo importante que planifique sus actividades anualmente y guarde los registros de sus eventos y temporadas. Actualmente con los sistemas de computación es posible hacer esto con mayor facilidad y hasta mantenerlo publicado en páginas web, aunque eso implique contratar otro servicio o disponer algún miembro de la liga diestro en estas tareas.

Extrañamente (para los tiempos que corren) una liga no busca obtener ganancias económicas, y en caso de obtenerlas no sería nada malo, pero por lo general es un conglomerado de entes (equipos, colegios, empresas u otros organismos), los cuales pueden ser también sin fines de lucro, ya que su meta real es practicar uno o varios deportes de forma organizada. Si la liga fuera profesional los que buscan decididamente ganar dinero (para mantenerse) son los equipos profesionales, la Liga es un costo y es mantenida por la contribución y gestión de ellos. Bajo estos conceptos podemos deducir que en una liga van a manejar recursos aportados por sus miembros, la comunidad o algún ente, para desarrollar competencias (torneos o campeonatos) y esto lo han de realizar de forma tal que cada miembro reciba el mismo trato y tenga la misma oportunidad en cada uno de los eventos que participe.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es academia-euroamericana.jpg
En nuestros ejemplos de más adelante incluimos siempre las categorías femeninas y mixta. Es una necesidad y un derecho.

Por ello cada liga debería definirse mediante un documento constitutivo, el cual ha de establecer las obligaciones y derechos de los miembros, así como los objetivos de la liga, su organización y el ámbito donde ha de moverse. Técnicamente es un contrato entre los miembros y son socios más en los gastos que en las ganancias (si las hubiere). Ese documento puede ser privado en el caso de ligas formadas para competir dentro de empresas, colegios o clubes. De resto, si intervienen otros entes (empresas, colegios, etc.) el documento debería ser “registrado” oficialmente en una notaría, ya que las obligaciones y responsabilidades crean los deberes de aportes de mantenimiento y establecen derechos de disfrute de organización de eventos que incluyen: Canchas, rivales de la misma categoría (más o menos), árbitros, pelotas, accesorios, premios (si los hay) y ente regulador de discrepancias (Directiva de la liga ó tribunal disciplinario).

Veamos algunos ejemplos rápidos de organización:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lescolar.png
Estas ligas solo se ven en algunos colegios muy bien organizados (me consta que existen el el San Ignacio de caracas, La Salle, Champagnat y otros)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lempresa.png
De estas si pueden existir muchas, este ejemplo es ilustrativo totalmente, cada una tiene su propio estilo.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es inauguracion14-copa-maltin-polar.jpg
El aporte de patrocinantes a las ligas es un beneficio en ambas direcciones. Permite el desarrollo de eventos y sirve de publicidad sana y apropiada.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lclubes.png
Estas ligas son pocas. Quizás existan una por ciudad grande que tengan varios clubes. Son muy competitivas y disponen por lo general de instalaciones muy bien mantenidas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lmunicipal.png
Esta ligas son muchas. Son la base del Baseball en Venezuela. Aunque las instalaciones no sean las mejores.

Una liga es un acuerdo entre rivales, para no decir “enemigos”, en el buen sentido luchan por “trofeos”, en otros niveles (profesionales por ejemplo) lo hacen por dinero, internacional o nacionalmente se lucha por prestigio y cualquier desequilibrio (ventaja indebida en la organización) produce que los miembros abandonen la liga. Que una liga perdure es un gran esfuerzo, ya que el desgaste de sus dirigentes es importante, cada equipo trabaja por su beneficio y esto no es fácil de coordinar.

Agradecimiento especial a Natalia Navas por la corrección y estilo en la redacción.

(1) https://www.marca.com/2014/11/13/mas_deportes/rugby/1415881310.html

La Obesidad en el Deporte

Correr las bases así tiene doble mérito: llegar safe y lograrlo con ese peso.

Hay deportes en los que la obesidad puede no ser un estorbo: el Sumo en Asia y otras artes marciales, deportes de combate como algunos tipos de lucha, algunos jugadores del Football americano que trabajan en detener avances tanto defensivos como ofensivos, algunos jugadores de Baseball (pitchers, primeras y terceras base y los ahora los bateadores designados), lanzadores en atletismo de bala (pesa) y martillo. Todos estos deportes tienen en común el apoyo en una gran masa corporal para: impedir el accionar del oponente y/o modificar o establecer la trayectoria de un objeto (pelota, bala o martillo). Por el contrario, son muchos los deportes en los que la preparación conduce a tener una excelente figura y obliga a mantenerla: los corredores de pista en atletismo, los ciclistas, los jugadores de Football (Soccer), los de Basketball, la mayoría de los outfielders en el baseball, etc. Un tenista no tendrá mucho éxito si debe correr una cancha por más de una hora y sufre de sobre peso.

El choque de masas en el Sumo puede durar pocos segundos. Único objetivo: Derribar al oponente.

¿Qué es la obesidad?

“La Organización Mundial de Salud (OMS) define a la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.”[1]

Todos tenemos grasa en nuestro cuerpo. Esta grasa se divide o clasifica en dos tipos: grasa corporal esencial y grasa corporal de almacenamiento. La esencial será aquella que nuestro cuerpo utiliza en nuestras actividades cotidianas de la vida y pudiera tener que ver con lubricar partes de nuestros cuerpos, por ejemplo nuestros ojos, articulaciones, la piel, etc., así como también ayuda a producir la leche materna, entre otras actividades propias del ser humano. La de almacenamiento es grasa que se acumula en el tejido adiposo y que servirá para mantener nuestras actividades vitales cuando el cuerpo requiera de energía extra, como en largos períodos sin alimentarnos o cuando hacemos excesiva actividad física. También tienen una función de protección de órganos y tejidos[2].

Hay deportes donde las leyes físicas apoyan que el atleta pese más, sin importar si esto se logra en base a musculatura o es tejido adiposo (grasa)

La obesidad puede detectarse en algunas personas a simple vista. Presentan un volumen en su figura que los califican como “gorditos”. Pero, ¿cómo saber si estamos acumulando grasa en exceso? Algunas personas presentan contexturas que se aceptan como normales pero pudiera ser que se acerquen a los límites de lo médicamente recomendado, esto por lo general ocurre cuando se habla de una contextura media, o de personas que siempre fueron fuertes o robustas. Para evaluarse uno mismo existe el Índice de Masa Corporal o IMC. No es un parámetro perfecto, en el sentido de que para algunas personas (atletas, por ejemplo) se requiere de correcciones, pero en general da un valor que permite alertarnos sobre esta condición o sobre la desnutrición (a la que también pone en evidencia). Para calcular este índice se toma el peso en kilogramos y se divide por la estatura en metros elevada al cuadrado[3]. Si al calcularla obtiene un valor que le indica sobrepeso o algún grado de obesidad, no es para asustarse, nadie sufre ataques repentinos de sobrepeso. Eso sí, deberá consultar pronto con su médico y este le ha de orientar sobre si realmente es sobrepeso o hay errores en su cálculo; es probable que le indique exámenes para descartar desequilibrios en sus valores de laboratorio.

Este cálculo se realiza en kg para el peso y la altura en metros (los valores y límites cambian si usa otras unidades de medida)

“En la Región de las Américas ha habido, en las últimas décadas, un notable incremento de las enfermedades crónicas no trasmisibles (ECNT) asociadas a estilos de vida no saludables. Estas enfermedades y trastornos en conjunto, entre los que se encuentran la hipertensión arterial, la diabetes mellitus tipo 2, la enfermedad coronaria, los accidentes cerebrovasculares, la obesidad y algunos tipos de cáncer, son las principales causas de muerte, morbilidad, discapacidad y deterioro de la calidad de vida.

Otro aspecto crítico de esta epidemia de ECNT es el alto costo que representan para los servicios de salud el tratamiento y la rehabilitación de pacientes con estas afecciones, factores que acentúan las inequidades existentes.

Entre las ECNT, la obesidad merece especial atención, ya que es en sí misma una enfermedad crónica y a la vez un reconocido factor de riesgo de muchas otras. El estudio y abordaje de la obesidad no pueden desligarse de los de otras ECNT por diversas razones: 1) porque comparten algunos factores causales y subyacentes comunes, como la alimentación inapropiada y el sedentarismo; 2) porque al identificar a los sujetos obesos se está identificando a una alta proporción de los sujetos en riesgo de padecer otras ECNT; 3) porque al prevenir la obesidad -mediante la promoción de estilos de vida saludables- se previenen la mayoría de las ECNT; y, por último, 4) porque al tratar al obeso se disminuye el riesgo de que sufra complicaciones y también se reduce el efecto mediador que tiene la obesidad en relación con otros factores de riesgo[4].”

Es entonces evidente que los atletas que mencionamos arriba en la introducción, que para cumplir alguna función deportiva aumentan excesivamente de peso, en el Sumo, Football Americano, Rugby, Baseball, Atletismo, etc., ponen en riesgo su salud. La explicación más simple comienza en el exceso de trabajo que asume el sistema cardiovascular, al necesitar incrementar el trabajo del corazón con el bombeo de sangre para mantener todos los tejidos bien irrigados. Varias consecuencias se desprenden de allí: incremento de la presión arterial, aumento de los lípidos en sangre, aumento de la glicemia en sangre (Diabetes mellitus), entre otras. Es decir, de una sola enfermedad, la obesidad, se puede pasar a padecer otras adicionales.

Lo que puede parecer gracioso y simpático en la infancia (“El gordito de 1a Base”) puede ser una obesidad crónica en el futuro.

Describo mi experiencia personal. El trabajo de Ingeniero, aunque es parcialmente fuera de oficina, tiene características de sedentario, y después de 15 o 20 años de trabajo se sienten las consecuencias. Más o menos con 45 años, me tocó un día el examen médico anual: con mi 1,69 m de estatura mi peso rondaba los 82 Kg. Eso arroja un IMC de 28,71, lo que en las tablas clasifica como “sobrepeso”. Nunca me había sentido “gordo”, pero si reconozco que había desarrollado algo de barriga y mis tallas se habían incrementado del 30 en pantalón a 34. Eso no fue todo: mi tensión arterial había subido (no mucho, pero estaba casi en los límites inferiores de la hipertensión), los exámenes de sangre presentaron el colesterol y los triglicéridos por encima de valores normales (diagnóstico Dislipidemia), y la glicemia por encima de lo recomendado. Aparte de contar con algunas condiciones hereditarias, no era el resultado usual y enseguida inicié una terapia con dieta y medicamentos. No funcionó de inmediato, hubo que probar varios recursos hasta que la Dislipidemia cedió, pero la tensión y la glicemia alta se mantenían. La dieta fue imposible de seguir debido a que en Venezuela no es factible consumir lo adecuado, si no lo que se “consigue”. Hasta que el mercado enloqueció (se conseguía mucho menos que antes) y la ingesta de calorías bajó bruscamente (este hecho histórico se conoce popularmente como la “dieta de M…”)[5], no bajé de peso. La tensión arterial se normalizó, los valores en sangre también, el IMC está bien debajo de 25. Continúo con los medicamentos para evitar recaídas, pero creo que el gran avance fue bajar de peso. Volví a usar los pantalones talla 30. En los equipos de Softball mi talla era la “S” para la camisa. Varios compañeros eran XL y algunos XXL, y tenían que arreglar la camisa porque no les cerraban los botones.

El sobre peso es evidente. Y el personaje es vegetariano. Algo no está funcionando como debe ser.

Cada caso es individual y debe ser atendido con asesoramiento profesional. Repaso las evidencias de las que hay que estar pendientes: el IMC debería estar dentro del rango de “peso normal”, si no lo está ya es un signo de que puede haber problemas, también la presencia de “barriga” que fue mi caso, pero hay otros lugares donde el cuerpo acostumbra a acumular tejido adiposo como los glúteos, las piernas, hombros, etc.: se detecta el cambio por la pérdida de la ropa debido al incremento de talla. Obviamente, la química sanguínea y la tensión arterial deben ser vigiladas, y no se vaya a creer que esto pasa después de los 40s.

Algunas veces vemos familias “gorditas” que indican que la dieta familiar no es la conveniente, los niños de estas familias son socialmente “favorecidos” por simpáticos y graciosos, por lo general, en el caso del Baseball, juegan 1ª base o cátcher, y por esos efectos de cumplir la segunda ley de Newton, batean lejos y profundo. Una obesidad crónica (desde la infancia o juventud) a lo mejor sólo cederá con tratamientos quirúrgicos y costosos.

¿Cuáles son los tratamientos recomendados para corregirla? Lo primero es la Dieta Balanceada[6], ya tenemos una entrada de blog sobre el tema. Hay una cuenta simple: consumir menos calorías (Kcal) que las que puede quemar, para ello hay que revisar lo que consumimos en un día y estimar que, en un trabajo sedentario, con traslados en auto personal y sin hacer deportes, una dieta por encima de 2.000 Kcal pudiera conducir al sobrepeso, si es menos de 2.000 Kcal mejor[7]. ¿Y si no puedo evitar exceder la cantidad recomendada? Quémelas haciendo ejercicio, lo cual se logra practicando seriamente un deporte personal[8]. Esto implica no menos de tres sesiones semanales de ejercicio o juego, caminar o pedalear al trabajo o escuela, y evitar el consumo excesivo de azúcar.

El sobrepeso no es excusa para desempeñarse mejor en el bateo, la figura de este jugador lo demuestra.

¿Con quién asesorarse? Evite los entrenadores que propicien la obesidad (aunque su deporte sea el Sumo o la lucha Grecorromana), apóyese en aquellos que le propician cuidar este aspecto en su vida, sin caer en los fanáticos del “fitness” que viven de ello y hasta se meten en sus formas de comer y dormir. Niños y adolescentes deben ser canalizados con sus pediatras, estos son expertos en el seguimiento de talla y peso para sus pacientes y han de advertir cuando la tendencia no es buena. El IMC aplica para adultos, así que cuidado con la edad en la que se pretende calcular. Desde la juventud las personas han de recurrir a médicos internistas, que bien le asesorarán en estos aspectos del peso y sobrepeso. Por último están los nutricionistas, profesionales que le pueden asesorar según las recomendaciones médicas para su caso personal, y según sus posibilidades locales y económicas, sobre las dietas a realizar.

¿Puede la obesidad tener otras causas distintas a las descritas? Sí, por supuesto. Por ello es por lo que el asesoramiento médico es clave en los tratamientos. Los desarreglos hormonales son una causa común en casos graves de obesidad, el nerviosismo y el estrés también pueden ser causa de sobrepeso al llevar a la persona a consumir más alimentos (azúcares y carbohidratos, sobre todo). Algunas personas asocian su sobrepeso al hábito de fumar, de dormir poco o de consumir drogas. Son temas complejos que requieren de apoyo profesional psicológico y psiquiátrico.

Este atleta de Etiopía obtuvo la marca más baja en las eliminatorias de su prueba en los Juegos de Río. Sin ser obeso, el sobrepeso era evidente.

En Venezuela existe una institución especializada en nutrición infantil (pacientes hasta los 18 años) la cual dispone de una página web muy dinámica que asesora bastante bien a los padres para los problemas de nutrición de sus hijos (consejos, recetarios, eventos y consultorios para los pacientes que concurren allá por iniciativa propia o referidos). Esta institución es CANIA[9], la cual ofrece apoyo y asesoramiento sobre todo a personas de pocos recursos económicos mediante profesionales de las ramas descritas más arriba en cuanto a los problemas de nutrición. Actualmente trabajan más en desnutrición (dadas las condiciones del país), pero trabajan también con el sobrepeso infantil y los desórdenes alimenticios.

En resumen: si Babe Ruth y Prince Fielder eran obesos y eso aparentemente les ayudó a ser mejores jugadores, también se puede ser como Aaron Judge (muy buen porte atlético) y batear también muchos jonrones. ¡Ah! Pero Judge es muy alto: sí, pero José Altuve es bajito y de contextura adecuada y le ha dado jonrones a cualquiera.


[1] “¿Qué es la Obesidad? | Hospital Clínic Barcelona.” https://www.clinicbarcelona.org/asistencia/enfermedades/obesidad/definicion.

[2] “Porcentaje de grasa corporal – Wikipedia, la enciclopedia ….” https://es.wikipedia.org/wiki/Porcentaje_de_grasa_corporal.

[3] “Índice de masa corporal – Wikipedia, la enciclopedia libre.” https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_de_masa_corporal.

[4] (Peña & Bacallao, 2001) https://scielosp.org/article/rpsp/2001.v10n2/45-78

[5] “La “dieta de Maduro” y de la escasez obligó a 70 % de ….” https://panampost.com/sabrina-martin/2017/02/20/dieta-de-maduro-venezolanos-peso/.

[6] https://baseballtaller.wordpress.com/2020/12/11/cual-es-la-mejor-dieta-para-un-atleta-jugador-de-baseball/

[7] https://www.20minutos.es/noticia/4274093/0/calculadora-gasto-calorico-diario-cuantas-calorias-consumo-al-dia/?autoref=true

[8] https://baseballtaller.wordpress.com/2020/12/20/19-mi-programa-de-entrenamiento-integrado/

[9] https://cania.org.ve/

Agradecimiento muy especial a Natalia Navas por la corrección y estilo en la redacción.